Group 2Created with Sketch. img_261791 Created with Sketch.
img_261791 Created with Sketch.

ARCHIVO

El cazador de vampiros
2021
Claudio Leal - Pere Portabella

EL CAZADOR DE VAMPIROS

Quién es el cineasta español, compañero de Miró y admirado por Almodóvar y Glauber

El director Pere Portabella forma parte de la vanguardia española con films que denuncian la herencia maldita de Franco

8.oct.2021 a las 13h15 – Claudio Leal  – Río de Janeiro

 

Tras los árboles de la carretera, aparece la cruz del memorial a los nacionalistas muertos en la guerra civil española, el Valle de los Caídos, situado a 40 kilómetros de Madrid. En los primeros planos, la cámara llega a la abadía y luego se desplaza a la antigua tumba del dictador español Francisco Franco. En 1976, la película ”Informe General», de Pere Portabella, filmó la lápida del generalísimo antes de que apareciesen las principales voces de la transición democrática de España. Hoy, a sus 94 años, Portabella reconoce que los despojos del autoritarismo no han sido barridos del todo. «En este país nos cuesta salir de lo que fue la guerra civil. Eso fue hace muchos años y todavía estamos luchando por terminar de enterrar al general Franco», reconoce el cineasta por teléfono.

Procedente de la generación vanguardista de la Barcelona de posguerra, Portabella se mantiene en la radicalidad artística desde sus años de formación, cuando participó en el grupo Dau al Set, al que pertenecían el poeta Joan Brossa y el pintor Antoni Tàpies -a su vez, amigos de João Cabral de Melo Neto, vicecónsul en la capital catalana en los años 40-. Poco conocido en Brasil, incluso entre los académicos, su obra fue expuesta en 2005 en el Instituto Cervantes de São Paulo. Actualmente, una parte de su obra acaba de entrar a formar parte del catálogo de la plataforma de streaming Mubi.

Fundador de la productora Films 59, Portabella planeó el regreso de Luis Buñuel a España para rodar «Viridiana», ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1961. La historia incestuosa provocó acusaciones de los católicos a los burócratas franquistas -la Iglesia atacó la condescendencia del Estado español con Buñuel, un sacrílego reincidente-; en apuros, la dictadura renegó de la nacionalidad de la película y confiscó el pasaporte de Portabella.

«La gran impugnación fue producir tres películas en los años 60. ‘Los golfos’ de Carlos Saura, ‘El cochecito’ de Marco Ferreri, y luego el escándalo de ‘Viridiana’ con Buñuel. Esa fue mi declaración personal», afirma.

Conoce el cine del catalán Pere Portabella, compañero de Miró y admirado por Almodóvar

‘No compteu amb els dits’ (1968): su primer trabajo como director, pretende desmontar las formas de propaganda política del régimen franquista a través de los atroces juegos de palabras del poeta catalán Joan Brossa.

‘Nocturno 29’ (1968): este largometraje prescinde del argumento y opta por el uso de las elipsis y el silencio para construir una atmósfera opresiva. El número 29 hace referencia al 29º aniversario de la dictadura de Franco.

‘Miró l’altre’ (1969): una de las cuatro colaboraciones entre Portabella y el artista, va más allá de registrar una exposición en el Colegio de Arquitectos de Barcelona. Portabella propone a Miró que borre uno de sus murales en la fachada al finalizar la exposición, lo que casi vuelve locos a los organizadores de la muestra.

‘Aidez l’Espagne’ (1969): otra colaboración entre Portabella y Miró, el cortometraje combina imágenes de noticiarios de la Guerra Civil española con primeros planos de la serie «Barcelona» de Miró para crear un montaje dinámico que cuestiona la España de la época, con el credo antifascista tan cercano a su corazón.

‘Play Back’ (1970): Portabella colabora con el compositor Carles Santos para acabar con la ilusión cinematográfica en un ensayo entre bastidores en este frenético corto.

‘Vampir-Cuadecuc’ (1970): expone la oscura atmósfera de la España franquista a la vez que rinde homenaje a ‘Nosferatu’ de F. W. Murnau.

‘Umbracle’ (1972): Christopher Lee recita «El cuervo» de Edgar Alla Poe y asiste al secuestro de un activista político que deambula por una Barcelona onírica en esta obra fragmentaria.

‘La tempesta’ (2003): este cortometraje experimental recrea una tormenta filmando en primer plano partes del cuerpo mojadas por el agua.

‘Visca el piano!’ (2006): colaborador habitual de Portabella, el músico Carles Santos interpreta al piano varias de sus composiciones bajo la atenta mirada de la cámara.

‘El silencio antes de Bach’ (2007): realiza un vuelo atemporal sobre el legado del compositor Johann Sebastian Bach.

 

En 2019, el partido de extrema derecha Vox se convirtió en la tercera fuerza política en el Parlamento español. Portabella vincula el auge de los ultranacionalistas y la ola derechista mundial a la influencia del expresidente estadounidense Donald Trump y a la incapacidad de la Unión Europea para consolidar un bloque moderado entre China y Estados Unidos.

«Hemos pasado a la democracia tras una difícil dictadura. Todo lo que proviene de esa herencia tiende a bloquear la democracia. Se reitera el concepto de nacionalismo patriótico, del valor del estado con su territorio, y que tú estés sujeto a él. Esto es una simplificación brutal. Tenemos que volver a una dialéctica capaz de hacernos convivir entre todos los ciudadanos. La gente está cansada y desconectada de las instituciones. Hay una necesidad de gritar». «En parte, la explicación es el pasado reciente del franquismo. Algunos dicen que la solución al problema es una solución antidemocrática. Confío en que España ponga a Vox en su sitio si aparece una derecha liberal capaz de equilibrar la situación. En el caso de Vox, no proponen un proyecto. Simplemente amenazan», añade.

En 1977, Portabella abandonó la cámara y asumió el mandato de senador, impulsando el fin de la pena de muerte en la nueva Constitución española. El largometraje «Pont Varsòvia», de 1989, marcó su regreso al cine con una crítica al cinismo de los intelectuales europeos tras la caída del Muro de Berlín. «Hace muchos años que no aparece un gran compositor. Porque el silencio ya no existe», dice un personaje, en un ostentoso cóctel literario.

Asociadas al antifascismo, tres películas de Portabella afrontan la cuestión de la libertad de las imágenes frente a las tiranías de la censura estatal y de los grandes estudios, afiliándose a la imaginación no lineal del primer Buñuel, la del surrealismo de «Un perro andaluz» y «La edad de oro».

Con la italiana Lucia Bosè, actriz de películas de Buñuel y Antonioni, el largometraje «Nocturno 29» inscribe la subversión en su mismo título. En 1968, el número hacía referencia al 29º aniversario de la dictadura de Franco. El desprecio a la trama, la fotografía de fuertes contrastes, el silencio predominante y la opción por las elipsis construyen una atmósfera opresiva. En una secuencia, un hombre se arranca los ojos de cristal mientras ve un desfile militar en la televisión.

Obras maestras de esta etapa, como «Vampir-Cuadecuc” y «Umbracle», profundizan en la alegoría de la sociedad fascista. La asociación entre franquismo y vampirismo se constató con la presencia del actor británico Christopher Lee, famoso del cine de terror. Lee viajó a España para actuar en «Drácula – El Príncipe de las Tinieblas», del director Jesús Franco, que autorizó a Portabella a realizar una película muda entre los bastidores, antes de que se popularizara el género del making-of. “Vampir-Cuadecuc” expone el clima oscuro del país sin dejar de rendir homenaje a «Nosferatu» de F. W. Murnau. Christopher Lee aceptó hacer improvisaciones para «Umbracle», en la que recita «El cuervo», de Edgar Allan Poe, y asiste al secuestro de un activista político en una calle de Barcelona. La película radicaliza la propuesta vanguardista -Portabella rechaza la etiqueta de «experimental»- e involucra el documental, la ficción, las imágenes del cine oficial del régimen y la denuncia de la censura.

Nacido en el seno de una familia acomodada y tradicional de Cataluña, el cineasta se implicó en movimientos culturales aliados con la izquierda poco después de la guerra civil. «No podemos abdicar de nuestra subjetividad. Cuando nacemos, venimos de un contexto, una comunidad y unas familias concretas», señala. «Al articular arte y política, creamos los contextos que nos permiten evolucionar de forma diferente. Tenemos que salir de nuestro yo y tratar de articular una relación con los demás, que son los que nos permiten crecer.»

«Salí de la adolescencia y encontré un ambiente de vanguardia. Como cineasta, lo más importante era utilizar el lenguaje. Pero el lenguaje no es solo lo que se habla. El lenguaje es la primera instancia para pensar y desarrollar una relato con el que comprometerse con los demás. Es por ello que tuve que rechazar lo que significan las industrias cinematográficas multinacionales, que siempre tienen la necesidad de un retorno de capital para los inversores, y el control ideológico de las películas», dice Portabella.

El director admite que los cineastas españoles reprimieron la influencia de Buñuel, salvo uno solo: «El único fui yo», sonríe, «lo digo no con vanidad, sino porque soy el único. Si miras mis películas, está Buñuel. Esta «La Edad de Oro», sin duda. Son las películas que Buñuel hizo con Dalí. Nadie en el cine español ha partido de ahí».

Sus cortometrajes abarcan la pintura, la música, la poesía y el arte sacro de Cataluña. Entre sus cuatro películas con el maestro catalán destacan «Miró l’altre» y «Aidez l’Espagne» de 1969. Pero su mirada llega hasta Andalucía en «Mudanza», de 2008, nacida de una invitación del comisario suizo Hans Ulrich Obrist para intervenir en la casa familiar del poeta Federico García Lorca en Granada. En esta obra se retiran cuadros y muebles de la casa-museo de la Huerta de San Vicente. El vacío acentúa la presencia espectral de Lorca.

«Miró l’altre» va más allá de registrar una exposición en el Colegio de Arquitectos de Barcelona. Llamado para documentar la exposición, Portabella enloqueció a sus anfitriones con su propuesta de que el mismo Miró borrase el mural que este realizó en la fachada del edificio. «Le dije a Miró: ‘será cámara en mano, no tienes que parar por nada. Cuando termine la exposición, borraremos el mural’. Abrió los ojos y me dijo: ‘¿Qué has dicho?’. Le dije: ‘borramos el mural con el equipo de limpieza’. Miró gritó: ‘fantástico'».

Durante su estancia en Barcelona para el rodaje de «Cabezas Cortadas», Glauber Rocha se emocionó al conocer el gesto autoprofanador de Miró. En 1970, el director brasileño elogió «Nocturno 29» e hizo una advertencia. «La película es excelente, tiene unos silencios impresionantes. Pero el diálogo final es una lástima”. Se refería a la escena del bosque escrita por Joan Brossa.

«Vidas Secas» de Nelson Pereira dos Santos fue una de las películas que más influyó a Portabella. «Es una de las películas que no han abandonado mi memoria. Cuando hice «Nocturno 29″, filmé las piedras negras de Cadaqués. No es lo mismo, pero hay esa sensación de utilizar las texturas naturales sobreexpuestas. Mis películas dan peso a la textura».

El nonagenario director ha aprovechado el parón de la pandemia para estudiar astrofísica como parte de la creación de su próxima obra. “Las ideas sirven como un proceso de abertura que genera un espacio amplio con otras ideas, otras sensaciones, otros silencios, que son una película”, dice. “Die Stille vor Bach”, de 2007, ejemplifica esta visión al conformarse como un vuelo intemporal sobre el legado de Johann Sebastian Bach.

En 2015, su película «Informe General II» acogió las voces de la nueva España con un debate en el museo Reina Sofía y desnudando mordazmente las grietas de la democracia -el triunfo del neoliberalismo, el desempleo, la crisis del separatismo catalán y la tensión nacional que revigorizaría a los vampiros de la ultraderecha-. Portabella continúa con su vigilia. «No creo que sea un historiador en el sentido de que me preocupe por la historia, salvo porque quiero intervenir en ella».

Información

Traducción al castellano de la entrevista a Pere Portabella realizada por el periodista Claudio Leal para el diario brasileño «Folha de S. Paulo», en la que se destaca el problema de cualquier coacción y censura típica de las dictaduras y se alarma del avance de la extrema derecha.

Artículo publicado el 10 de octubre de 2021 en Folha de S. Paulo.

No compteu portabella

Relacionados

Etiquetas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on reddit
Share on vk
Share on tumblr
Share on email

Pere Portabella – Films 59

Rambla Catalunya 72, pral 1ª
08007 Barcelona
TLF. +34 932155612
produccio@films59.com

Copyright ©. All rights reserved. Pere Portabella – Films 59.

Copyright ©. All rights reserved.

Pere Portabella – Films 59.